Nadie en este país ha estado exento de sufrir algún accidente con nuestro auto, el cual puede ir desde la ponchadura de una llanta hasta un accidente en carretera. Cuando esto sucede entramos en un estado de shock  que nos impide pensar con claridad, ya que nuestros nervios están alterados. Lo primero que hacemos, probablemente, es llamar a algún conocido  para que nos ayude o, si es necesario, a algún servicio de grúa que nos pueda ayudar.


Si nuestro auto no está en condiciones de circular o nosotros de manejar, lo primero que haremos es llamar a un servicio de grúas como es Grúas Galván, para que nos auxilie en este momento difícil. Cuando estás cosas suceden hay algo muy importante que omitimos ¿Cómo pagaremos por el servicio?

No siempre tenemos efectivo con nosotros, menos con el alto índice de inseguridad que existe en todos lados, por lo regular tendremos a la mano una tarjeta de crédito o débito donde nuestro dinero está seguro.  Después de sufrir un siniestro no estaremos en condiciones de acudir a un cajero automático a retirar dinero, es por eso que es muy importante que la empresa que solicitemos cuenta con una terminal de pago  para tarjeta de crédito o débito, de esta forma nuestro dinero está seguro, protegido y contaremos con un ticket que avale nuestra compra.

Te invitamos a contar con el servicio de empresas que estén pensando en ti  y tus necesidades, como lo es Grúas Galván.